31 de marzo de 2013


La presencia Madonna el fin de semana cuando se dirigía a su sesión de kabbalah (o cábala) en Nueva York, llamó poderosamente la atención de medios de información, que no desaprovecharon la oportunidad de subrayar lo extraña e irreconocible que se veía la diva del pop.
The New York Daily News y Huffington Post destacaron que la intérprete de ‘Like a virgin’, de 54 años, apareció con un look muy invernal en el que sobresalían su abrigo negro, lentes oscuros y un sombrero de fieltro del mismo color con el cabello escondido debajo, además de botines y guantes de cuero.

Cuando se supo que Madonna era seguidora del Kabbalah muchos pensaron que se trataba de una excentricidad más de la reina del pop; sin embargo, ha demostrado ser una devota fiel, quien incluso está inculcando esta creencia a sus hijos.
Madonna iba acompañada por sus hijos Lourdes, de 16 años, Mercy, 8, y David, de 7. Rocco, el menor, no asistió a la sesión, aunque todos ellos comparten con su madre su devoción por esta doctrina.
Para respetar las normas de esta creencia, la ‘La Reina del pop’ ha adoptado costumbres como no dar conciertos los viernes por la noche para respetar la jornada del sabbath y hay quienes afirman que también obedece a sus estrictas reglas de alimentación. / ElSensacional

1 comentario:

Anónimo dijo...

waaaa qué fea D:

Blog archive